La cata de vinos rdv min

El vino y sus mil interpretaciones: Consejos para maridar las comidas de forma correcta

01-23-2020

 


El vino es un tema complejo para muchas personas que no están cercanas a la temática. Y es que, en Colombia, hablando de la generalidad de la población, la educación en el tema del maridaje y los acompañamientos con esta bebida para las cenas, no es uno que sea tocado de manera común en las familias promedio. De hecho, es nulo el conocimiento que existe de la variedad y la cantidad de posibles combinaciones que se pueden hacer en esta temática y cómo estos, pueden ayudar a mejorar la experiencia de comer y mejorar la salud de las personas. 

Lo primero que hay que tener claro, es que la comida o el tipo de comida, define todo en la mesa. No se podría pensar primero en qué tipo de vino comprar, antes de saber el menú del día que dirección llevará. Hay premisas básicas que alguna vez hemos escuchado como por ejemplo el vino tinto con las carnes rojas y los frutos del mar con vinos blancos. Premisas sencillas que tenemos en claro, pero lo fundamental es pensar en la comida como centro para que la elección del vino sea acertada. 

Dentro de la construcción misma del plato, es indudable que pueden existir mil combinaciones que puedan llevar el paladar de la gente en la mesa en diferentes sensaciones y como no todos somos chefs, es indudable que optar por platos sencillos que lleven el toque secreto para cada comensal, es una fórmula ganadora.  

El protagonismo es base en la mesa. Ya sea el plato, el vino principal o la combinación de todos, es bueno que exista claridad que el protagonista de la experiencia debe resaltar por su sabor, cuerpo y recordación. Elegir vinos que tengan cuerpo con comidas sencillas o vinos más sencillos en comidas complejas, puede ser ganador… No siempre la comida y el vino tienen que tener igual calidad para generar un balance perfecto. Y esa es una palabra clave aquí, balance.

Algo fundamental de cada cena es el momento del postre. Aquí es fundamental el vino ya que, al probar postres extremadamente dulces, el vino pasa a un segundo plano. Elige bien el vino, pero también elige muy bien el postre para que estos no se quiten protagonismo al final de la velada.

Si la cena tendrá una pequeña cata de diferentes vinos o un maridaje escalado, es importante reconocer el orden que los mismos pueden tener. La norma generalizada reza que primero se debería iniciar el mismo con vinos blancos o rosados, seguidos de los tintos jóvenes, pasar por los maduros y dejar para el final los frutales que pueden acompañar el postre. 

Tal vez el consejo final y más importante, disfruta la experiencia. Los invitados están esperando del host conocimiento y atención así que hazlos sentir bien, que están en una cena donde los detalles han sido pensados y donde el objetivo final sea el disfrute de todos.

También te podría interesar: Rodadita en casa: Tres destinos únicos sin salir de Risaralda. 


Web donde vivir  002

NOSOTROS


Conoce más...